Ahora que hemos recuperado sus voces…


Ahora que hemos recuperado sus voces…
Ahora que la huelga de doblaje ha terminado, ahora que las peticiones —más que razonables— han sido aceptadas, ahora que los actores y actrices de doblaje en Madrid han recuperado su voz… Ahora es un buen momento para recordar dos de mis textos dedicados a esta profesión, a la que debo y con la que disfruto tanto.
Unas líneas en las que intento explicar, poniéndome en su piel, lo que ellos sienten frente al micrófono y lo que nos hacen sentir a los demás a través de sus voces. Su relación con el atril, la pasión y las emociones, la piel, el cariño, el carisma. El todo encerrado en la intensidad que se esconde en una escena, en un diálogo, en una palabra, incluso, en un silencio.
Son dos cuentos, reflexiones al aire, ajustados cual traje a medida para cada uno de los actores que los dieron voz y vida, en las dos ediciones del evento EL PODER DE LA VOZ.
Uno de ellos es Pepe Mediavilla, con cincuenta años de carrera, uno de los Maestros, el Decano en aquella primera edición. El otro es Carlos Moreno Palomeque, de la nueva hornada, que se va abriendo paso en el mundo del atril. Dos extremos de una misma cadena que se unen, fluyen y confluyen en favor de una misma dirección, de dignificar una profesión que, aunque deba pasar desapercibida, no debe vivir en la sombra ni en la abstracción. Una profesión que merece el aplauso y el reconocimiento de todos, por todo lo que nos han dado y nos dan, a diario, formando parte de nuestra cotidianeidad, de nuestra vida, de nosotros.
Ahora que los actores de doblaje —tras 45 días de huelga, de lucha y de unión— han conseguido lo que era justo, lo que era necesario, lo que cualquiera en su sano juicio entiende que debe ser lógico y normal; ahora que muchos se han dado cuenta de la trascendencia que tiene un buen doblaje, de lo importantes que son los actores y actrices que se esconden tras una voz; ahora que han visto que no vale cualquiera, que no se puede cambiar una voz por otra sin que eso le pase factura al resultado final, que son esencia e interpretación, que no son fichas intercambiables ni números en un listado de nombres. Ahora, después de estos días difíciles, se merecen que alguien les diga…
Gracias ACTORES, ACTRICES, VOCES, “MIS VOCES”, GRACIAS por regalarnos vuestro trabajo, por dejaros la piel y la voz para que nos sintamos protagonistas de una historia. Nunca podremos agradeceros y devolveros tanto como nos dais, día a día, uno a uno, con algo tan simple y tan complejo como la voz, la interpretación y la pasión de un trabajo bien hecho, de los mejores en su gremio —por no decir «el mejor»—, que perdura en el tiempo, que traspasa la pantalla, que nos pellizca por dentro, despertándonos todas las sensaciones, posibles  e imposibles, reales y ficticias, universales o genuinamente nuestras. ¡GRACIAS!

Cat.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=4iGoumWp0i0&w=320&h=266][youtube=https://www.youtube.com/watch?v=4zvU5sBHiDQ&w=320&h=266]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.