HBO o la estupidez de los nuevos tiempos

Opinemos de algo sobre lo que todo el mundo ya ha opinado. Y, con mi traje de cronista envenenada, voy a deshilar esta noticia que tiene más de estupidez que de noticia y más de pose de cara a la galería que de actitud con fundamento.

Retiran “Lo que el viento se llevó”

Lo políticamente correcto o, mejor y más concretamente, la estupidez de los nuevos tiempos, ha llevado a HBO a retirar —para luego volver a colgar, acompañada de un cartelito explicativo— “Lo que el viento se llevó”, agobiados por protestas que la tachan de racista. Nada nuevo bajo el sol, porque esta película ha sido protagonista de acusaciones como estas desde antes incluso de haber sido rodada.

Los antecedentes de la protesta

La muerte de George Floyd a manos de un policía en Estados Unidos ha provocado una oleada de indignación y protestas, que ha cristalizado en el movimiento Black Lives Matter, volviendo a poner el foco en el racismo que sufren los negros en Estados Unidos y, por ende, en el resto del mundo.

La violencia que sufren los negros en EE.UU. es un tema que viene de largo y está claro que se debe atajar, denunciar y erradicar. Esto quiero dejarlo bien claro antes de meter la cuchara en el tema que nos ocupa.

Ahora bien, no se puede pasar de una protesta cargada de razón a un sinsentido cargado de estupidez.

El revisionismo, la moda del momento

HBO, en 1976, fue la primera cadena de televisión que emitió este clásico y, ahora, por miedo al qué dirán, se baja los pantalones y la retira de su plataforma, a sabiendas de que las voces que piden la cabeza de una de las películas más importantes del cine no tienen razón.

Está claro que las circunstancias, en general y avivadas por la globalización, han puesto a la sociedad patas arriba. Ahora bien, PRETENDER SER MÁS PAPISTAS QUE EL Papa no sé yo si es la mejor solución.

Quizá esto solo demuestre que, si la masa hace mucho ruido —a raíz de un artículo de pluma del guionista de “Doce años de esclavitud”—, se cree que tiene la razón y, también, que HBO ha preferido subirse al carro de lo políticamente correcto antes que defender la lógica aplastante.

Lo que el viento se llevó es racista

Por supuesto que “Lo que el viento se llevó” tiene un trasfondo racista… ¿Cómo habrán llegado a esa conclusión?

Quizá porque está ambientada en 1861 y años sucesivos, porque habla de una plantación de algodón, porque parte de la trama incluye la Guerra de Secesión o porque la criada Mami está presente todo el tiempo ateclando el morro de la protagonista. (‘Ateclando: verbo segoviano que significa contemplar y agasajar a alguien).

Pues sí que parece que el racismo está presente, ¿verdad?

Y en vistas de todo esto, ¿de verdad hay que avisar a alguien de que “Lo que el viento se llevó” tiene una fuerte carga racista? ¿En serio se necesita un cartelito que lo explique? ¿No es eso tratar de idiota al espectador?

El cine y lo políticamente correcto

Querer revisar el cine de la época dorada de Hollywood desde la mirada de los nuevos tiempos no es solución de nada. Y es que hay quién encuentra pegas en cualquier rincón de la historia. Y el celuloide es un filón para estos nuevos visionarios, que vienen a enmendarnos la plana y a afearnos la conducta con tal de quedar por encima de todo y de todos.

Y es que lo políticamente correcto se ha puesto de moda, señores.

Seamos sinceros, con el filtro del “ahora” no permitiríamos ni la bofetada de Gilda, ni la actitud de la protagonista de “Desayuno con diamantes”, ni la obsesión insana de los músicos de “Con faldas y a lo loco”. Es así, señores, no hay discusión en esto.

Piénsalo, no pasa el filtro ni una serie tan blanca —o tan negra— como “El príncipe de Bell-Air”.

Últimamente, nos la cogemos con papel de fumar, señores. Desde el momento en que miramos con la lupa de la corrección cualquier ejemplo de ficción, desde que nos ponemos en pie de guerra pidiendo la cancelación de una serie que ni ha empezado a rodarse —“Confederate”— o conseguimos la eliminación silenciosa de un personaje  tan conocido como Apu de Los Simpson para evitar más protestas… Desde que nos hemos vuelto tan pejigueros, esto no hay quien lo resista.

Si nos ponemos en este plan, pronto borraremos digitalmente los cigarrillos y las copas de whisky de nuestro cine clásico.

No podemos revisitar ni revisar el pasado de la literatura, el arte o el cine con los ojos del presente, porque no lo soportaría. Nada de lo hecho hasta hace diez años, y digo diez por decir un número, soportaría la evolución y las consideraciones que tiene ahora la sociedad con respecto a ciertos detalles de la vida o de las personas.

La cultura no debe ser políticamente correcta, sobre todo cuando está retratando una época. La cultura debe escocer, debe mostrar, debe incordiar e inquietar, debe entretener, también, y, sinceramente, debe ser libre de cualquier amago de censura.

Aunque…, estoy pensando que el ejecutivo de HBO que ha tenido la brillante idea de retirar la película y reponer, cartelito explicativo por delante, creo que ha acertado de pleno si lo que buscaba era que hoy, más que nunca, todos buscáramos la aplicación y nos pusiéramos a revisar una por una todas las series y películas y, de alguna manera, ver si pasan el filtro censor de lo políticamente correcto o no.

Señores, menos corrección y más cultura

Ciertamente, “Lo que el viento se llevó” no se puede considerar una obra maestra al uso, pero sí es un momento histórico del cine: por lo complejo de la adaptación del guión, la duración, por el rodaje, por todo lo que la rodea. Fue un espectáculo y un hito en una industria que pocas veces volvería a vivir una parafernalia como aquella, con tanto dinero y tantos espectadores pasando por taquilla.

El primer Oscar a una actriz negra

Hattie McDaniel fue la primera persona afroamericana en recibir un Oscar. Aquella noche, era la única mujer negra de la sala. El productor tuvo que pedir un permiso especial para que estuviese en el recinto. Aún así, tuvo que soportar que la sentaran en una mesa al fondo de la sala, alejada de sus compañeros, y no se le permitió posar con el resto del equipo, porque California era un estado segregado.

Y a pesar de todo esto, aquel gesto fue un paso adelante. A raíz del personaje de Mami, los actores afroamericanos empezaron a tener presencia, paulatinamente, en las nuevas producciones cinematográficas. Y, pasados los años, en otra gala de los Oscar, Mo’nique, al recoger su galardón, la mencionó en su discurso: «Quiero agradecer a Hattie McDaniel por soportar todo lo que tuvo que soportar, para que yo no tuviera que hacerlo».

A Dios pongo por testigo…

Y citando una de las frases más populares de la historia del cine digo: «A dios pongo por testigo de que…» jamás (espero) tendré que comentar algo tan obvio como que no se puede juzgar el pasado desde la asepsia del presente.

Está claro que después de mi disgusto que, como ves, no he disimulado para nada, es un buen momento para dar pequeños detalles, anécdotas históricas y relevantes e irrelevantes, que quedaran de lujo como aperitivo cuando os juntéis con la tropa a cervecearos.

Diez datos curiosos de Lo que el viento se llevó

  1. Se buscó a la protagonista de “Lo que el viento se llevó” entre más de 1400 actrices.
  2. Algunas de las actrices que fueron consideradas para desempeñar el papel de Scarlett fueron Paulette Goddard, Norma Shearer o Joan Crawford.
  3. Clark Gable amenazó con boicotear el estreno en Atlanta tras enterarse de que Hattie McDaniel estaba excluida del mismo, pero esta le convenció para que asistiera, a pesar de todo.
  4. Tras su estreno, en 1939, los comentaristas afroamericanos criticaron la película por su representación de los personajes de raza negra y por la glorificación de la esclavitud. Hubo manifestaciones en varias ciudades en contra de la película.
  5. De los 13 Oscars a los que aspiraba, acabo ganando 10. Todo un record para la época.
  6. Hattie McDaniel se convirtió en el primer actor de raza negra en ganar un premio Óscar, superando a su compañera de reparto, Olivia de Havilland, que también había sido nominada en la misma categoría.
  7. Hattie McDaniel, defendiéndose de las quejas que su personaje había suscitado, declaro que prefería «conseguir setecientos dólares a la semana representando a una criada que siete dólares siendo una».
  8. En febrero de 1943, la película se proyectó sin censura previa de forma privada en un cine de Madrid ante algunos espectadores ilustres, entre los que se encontraba el obispo de Madrid, y en marzo en la propia residencia del dictador. Eso sí, la censura para el resto de los mortales españoles, no permitió su estreno hasta noviembre de 1950.
  9. “Lo que el viento se llevó” fue seleccionada para su conservación en el National Film Registry de Estados Unidos en 1989.
  10. El director original, George Cukor, fue despedido poco después de iniciarse el rodaje y reemplazado por Fleming, se dice que por incompatibilidades con Gable…. Y es que, al parecer, el director conocía secretos de la estrella… Pero esto lo dejamos para otro artículo.

2 comentarios sobre «HBO o la estupidez de los nuevos tiempos»

  1. Entonces 100 años de esclavitud donde sale Paul Dano sale tratando a los negros como a ganado debe ser prohibida. Kill Bill tambien mata a una negra se apropia de la ropa de un simbolo chino como Bruce Lee y lucha en Japon y mata a una Japonesa. Es racista es una clara apropiacion cultural y de la raza asiatica. American History X tambien skinheads matando a negros y hablando de la relacipn de dos hermanos. Racista. Pulp Fiction tambien los negros o son sicarios o mafiosos retirarla tambien. Y asi muchas mas. No se si se entiende mi sascasmo pero son peliculas con un guion y una historia y homenajes a Bruce Lee. O la citada y multipremiada dirigda por un director afroamericano Steve Mac Queen para mostrar un trozo de la histria de lps EEUU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.