Isabel. (‘Con nombre propio’)


El constante pitido del despertador me devuelve a la realidad y, aunque en el fondo quiero lanzarlo por la ventana por despertarme en otro día infernal de trabajo, hago todo lo posible para enfrentarme con dignidad a esta nueva jornada.
Hoy no voy a consentir que me suceda lo mismo de ayer. Tantos años de estudio para conseguir plaza en este instituto, no voy a tirarlos por la borda por culpa de cuatro malcriados que intentan medir sus fuerzas diariamente conmigo.
Al principio no era así. Estaba orgullosa de mis chicos, de sus logros, del buen ambiente que se había conseguido en la clase y del alto nivel académico que estábamos consiguiendo a base de trabajo constante.
Pero el tiempo lo estropea todo y mis chicos fueron creciendo y cambiando. Aunque seguían siendo aplicados y buenos estudiantes, algunas de las manzanas de mi cesto se han ido pudriendo por culpa… no sé muy bien de qué.
Las clases se fueron convirtiendo en una batalla constante entre ellos y yo. Me sentía tan sola. No sabía qué hacer, intentando mantener mi autoridad pero sin el apoyo de nadie, si acaso alguno de mis alumnos pero poco más. La dirección, el claustro y sus propios padres se lavaron las manos, achacando el problema a que yo no era capaz de llevar la clase, a que quizá eso «no era lo mío». (…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.