Lola. (‘Con nombre propio’)


Llevo tanto tiempo en paro que se podría decir que mi trabajo consiste en buscar trabajo. Al principio me descartaban de las ofertas por no estar suficientemente cualificada. Ahora es por lo contrario: «Demasiada preparación para el puesto que ofrecemos». Y después, si les pesan los remordimientos, añaden: «Con este currículum no tendrá problemas para encontrar algo mejor». Y yo siempre me quedo con ganas de contestarles: «Claro, yo es que no trabajo porque estoy esperando algo mejor», pero al final acabo mordiéndome la lengua y saliendo de allí con la mayor dignidad posible.
La casa está vacía. Joaquín arrasó con todo cuando decidió marcharse. Bueno no, según él, sólo se llevó sus cosas. A mí me dejó la cocina, la plancha y la cama. Lógico, en los últimos dos años es para lo único para lo que he servido: cocinar, planchar y…
Mis amigas hace tiempo que procuran no llamarme. Normal, estoy en plena fase de autocompasión: etapa en la que no soportas a nadie y te pasas el día quejándote de lo asquerosa que es tu vida.
Y yo me pregunto: ¿para qué seguir aquí? Con lo que Joaquín me pasa apenas tengo para pagar el alquiler y el paro se me acabó hace meses.
Sin dinero, sin amigos, sin trabajo y sin ganas. Creo que cumplo todos los requisitos para quitarme de en medio. Cogeré los últimos veinte euros que me quedan y haré una visita a la farmacia. Seguro que tienen algo fuerte para terminar con esta situación de raíz. Las recetas son fáciles de conseguir; nada más sencillo que hacer una visita al médico y contarle lo estresada que me encuentro y, sin más, tranquilizantes por un tubo, nunca mejor dicho. Así funcionan las cosas en este país, no se molestan en buscar más allá. Nos dan cualquier cosa con tal de que no les demos guerra.
Con mis recetas y mis veinte euros bajo arrastrándome a la farmacia que, por suerte para mí, no cae muy lejos de mi casa, una urbanización que colecciona intentos de nuevos ricos -ahora venidos a menos con esto de la crisis.
Hace una mañana asquerosamente soleada. En estos días sin salir de casa, la primavera ha decidido instalarse entre nosotros. El jardinero está retocando los rosales. Tendré que saludarle y, sinceramente, no me apetece fingir una sonrisa acompañada de retazos de anodina conversación.
Me ha visto. No tengo escapatoria. Me saluda con la mano haciendo aspavientos para que me acerque. Ya sí que no me libro de las cuatro frases vacías de rigor. (…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.